0
Agregar a favoritos Eliminar de favoritos

La historia de las tapas españolas

El origen curioso de aperitivo favorito de España, las tapas!

Las tapas se originaron en Andalucía, una provincia en el sur de España. Tapas tradicionalmente pueden haber sido una pieza complementaria de jamón que se presentan en la parte superior de una copa de vino, pero los conocemos hoy en día como porciones pequeñas de comidas que se sirven como aperitivo antes del almuerzo o la cena. Tapas pueden ser tan simples como un plato de aceitunas o más abundantes, como rebanadas de jamón serrano.

La tapa nació cuando debido a una enfermedad, el rey español, Alfonso X, tuvo que tomar pequeños bocados de comida con una copa de vino entre las comidas. Una vez recuperado de la enfermedad, el rey sabio decretó que ningún vino sería servido en ninguno de los hoteles en la tierra de Castilla sin ir  acompañado por algo de comer. Esta fue una buena medida de precaución para contrarrestar los efectos adversos del alcohol en aquellas personas que, por falta de dinero para comprar una comida nutritiva, bebían alcohol con el estómago vacío.

Adicional a la historia de la enfermedad real, también hay quienes consideran que las tapas aparecieron en España debido a la necesidad de los agricultores y trabajadores de otros sindicatos de tomar una pequeña cantidad de comida durante su tiempo de trabajo, lo cual les permitía seguir trabajando hasta la hora de la comida principal. Esta comida principal, rica en grasas, era tan pesada que necesitaban tomar una siesta por un par de horas antes de regresar a los campos o el taller. Las tapas resultaban efectivas ya que permitía trabajar por más horas de trabajo en la mañana, y por ende una carga de trabajo más fácil después de la comida.

Vino era el acompañamiento natural de las tapas, ya que induce un estado de ánimo apacible y aumento de la fuerza, mientras que en invierno calienta el cuerpo como protección contra los días muy fríos en los campos y en los talleres. En el verano, la bebida tomada en el Sur era “gazpacho” (sopa fría de tomate), en lugar de vino

Una vez que las botillerías y tabernas quedaron establecidos en toda España, el decreto del rey sabio se mantuvo en su lugar. Aun hoy se sirve una copa o jarra de vino cubierta con una rebanada de queso, fiambres o algún otro bocado como tapa en los restaurantes tradicionales en España.

Cargando